El yoga para niños y las emociones

En estos difíciles momentos que nos está tocando vivir. Tantas emociones como miedo, incertidumbre, angustia y un sinfín de pensamientos que nos vienen a la cabeza y se van como un huracán solo tenemos la opción de trabajar sobre ellos, el despertarse abierto a lo que el día vaya dando y observarnos. Observar lo que sentimos, ponerle un nombre a cada emoción y poner atención a lo que nos decimos.

Si esta teoría la tenemos y nos resulta muy difícil llevarla a cabo en nuestro día a día, teniendo la edad suficiente para poder hacer cambios y buscar ser mejores. ¿Que hacen nuestros niños? En este periodo de confinamiento por el que estamos pasando ellos son parte esencial de la estabilidad emocional de la casa.

Han pasado por muchas emociones: la felicidad de saber que no van a la escuela, la frustración de las clases en línea, la felicidad de acabar cada día la tarea, la tristeza de no ver a sus amigos, a sus abuelos, el aburrimiento y lo más difícil: ¡no se que me pasa! Llorar, enojarse sin razón, gritar.

Es aquí donde entra esta herramienta en la que he invertido tiempo, amor y estudio y en la cual creo plenamente a prueba de errores, porque hoy que la vivo en mi casa. Hoy más que nunca se practica yoga aquí. Hoy más que nunca necesitamos aquietar nuestra mente y los pequeños también.

Hoy vivo que entran unos niños al tapete y después de una corta secuencia sin hacer cansado y apapachando a los niños con posturas fáciles sin hacer por el momento algo desafiante, solo aportándoles conocimiento y confianza en su cuerpo salen unos niños motivados, con una autoestima renovada y más tranquilos.

Los invito en este momento a practicar sino una secuencia una solo postura “savasana” la postura del cadáver, la cual trata de estar tumbado boca arriba con las palmas viendo al cielo. Música relájate, en YouTube encontramos gran variedad, incluso especial para niños con temas de Disney y darles un masajito en sus pies, manos y cabeza. Dándoles indicaciones de que solo sientan, que respiren y que escuchen su respiración. Que se imaginen sentaditos donde ellos quieran viendo los pensamientos que pasan por su cabeza como un programa de televisión.

Esto ayudará a que nosotros como padres tengamos un acercamiento hermoso con nuestros hijos, a relajarnos a darnos como familia una  sensación de paz y bienestar  y sumar  recuerdos que seguramente los pequeños llevarán para toda su vida, recuerdos donde en el confinamiento sus papas se deban el tiempo de hacerles un masaje aunque fuera unos minutos. ¡Tenemos el tiempo, regalemos esto a las personas que más amamos y saquémosle  recuerdo hermoso a todo esto!

Olga Aguilar instructora de yoga kids

Instagram: olguitaac

Maxwell

En este artículo hablamos de:

Salud

En este artículo hablamos de:

Salud

Maxwell

Relacionado  

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestra edición digital, promociones, noticias sobre eventos y más

Tel. 442 674 9296 [email protected]