La libertad de dejarse

Photo by Fuu J / Unsplash

Llegamos a la vida de los demás y la mayoría de las veces no sucede mucho... pero en otras ocasiones hay personas que transforman la tuya y hacen revolución . Quisieras controlarlo pero se te escapa de las manos, ojalá pudieras meter todas tus dimensiones pero simplemente no es así. El corazón siempre tira más fuerte y estar cerca lo transforma todo.

Es el contacto, la mirada y lo que se produce estando juntos. Algo que no existía ocurre, somos creadores en momentos así, es ahí donde se crea el amor, una magia, surge la química y la comunión.

La libertad para el hombre no es un punto de salida sino un destino, un puerto, una situación a la que se llega. El hombre es capaz de libertad pero está en él conquistarla.

El ser humano tiene en sus facultades inscrita dicha posibilidad, gracias a su conciencia, a la voluntad , la razón, la comunicación, la comunión y la autodeterminación así como su apertura a la trascendencia y su respuesta al Absoluto.

Mounier define a la libertad como un acto vivencial, existencial de la persona es una experiencia que se hace consciente en el mismo acto libre.

La libertad no puede ser un concepto aislado, ya que implica siempre el ser social del ser humano que entra en relación con sus semejantes. Se trata de colocar al hombre de frente no solo asimismo sino al conjunto de valores y sobre todo de frente al bien que va a elegir.

Sabemos que incluso el mal se elige bajo la especie de bien y es justamente este el papel que la libertad juega en la elección moral. Estar desafanado y no encadenado a una decisión errónea o esclavizante por una adicción o una negativa inclinación. El hombre libre es capaz de elegir su mayor bien y optando por este, opta por el bien común y por un bien trascendente.

El contexto histórico de Mounier le coloca en una situación llena de condicionamientos políticos y manchada de un pensamiento Nihilista que mira el hombre como simple objeto de un sistema  o como un ser arrojado al azar.

Mounier por tanto fija la mirada no en el hecho económico, político, social, individualista o colectivista. El autor francés contempla al hombre en acción y ahí revaloriza dos aspectos cruciales para la libertad: A  saber, vivirla en orden, y comunión con el otro y el hacerlo de cara a quien brinda la auténtica identidad ontológica y no solo unos preceptos con leyes extrínsecas.

La libertad por tanto es de dos es de ida y vuelta. La libertad da miedo y genera temblores, la libertad es conquista, la libertad es dejarlo ir...

Por: Charly Padilla.

Maxwell

En este artículo hablamos de:

Bienestar Vida Salud

En este artículo hablamos de:

BienestarVidaSalud

Maxwell

Relacionado  

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestra edición digital, promociones, noticias sobre eventos y más

Tel. 442 674 9296 [email protected]