Acotación: La importancia de crear arte en tiempos de pandemia

“Uno debe crear sus símbolos y entregarse a su oficio con absoluta devoción y determinación sin importar las circunstancias”

Hace ocho años alguien me dio un consejo mientras limpiaba el bar a altas horas de la madrugada. Era quizás el punto más sombrío de mi vida en Nueva York, etapa en la que aprendí mucho al trabajar largas jornadas limpiando baños y cargando cubetas de hielo en las entrañas de ese lugar. En una de esas pláticas que siempre se extendían hasta el amanecer, uno de mis colegas inmigrantes me dijo: “no dejes que nada te detenga”. Puede parecer una frase ordinaria y debo admitir que en ese entonces no tuvo mucho impacto en mí. Solo quería terminar mi turno e irme a descansar. Con el pasar del tiempo esa línea se convirtió en una voz firme y testaruda dentro de mí, en algo fundamental, sobre todo durante esta cuarentena.

Ir a una escuela de arte nunca fue una opción real para mí. Lo razonable era inclinarse por alguna carrera más aplicable e inmediata. Personalmente no encontré lo que buscaba en los pasillos de la escuela de diseño, en ese color tedioso como el de un folder que tenían las paredes y los restiradores; en esa placa que rezaba que “la inspiración llega pero te tiene que encontrar trabajando” justo después de esos escalones que eran la antesala a unas aulas que no destacaban por nada especial. Fue así que comprendí que la inspiración o la motivación por crear arte no es una entidad que desciende sobre ti desde la bóveda celeste como una paloma en llamas… es un motor que se enciende desde tu interior y debes saber echarlo a andar.

Ahora esta pandemia me toma en Nueva York, ciudad que todo me lo enseñó. Decidí comenzar una serie de collages usando solamente recortes de papel y cartón que encontré en mi casa, por lo que me vi obligado a escarbar entre libros y viejos objetos de valor sentimental. Encontré correo, boletos de conciertos, calcomanías, cartas de amor y un montón de postales que junté con el pasar de los años. Hoy este ejercicio resulta en veinte obras que me han traído tremenda satisfacción y regocijo, siendo una práctica redituable pues gracias al apoyo de los seguidores he solventado los gastos de todo un mes; eso, en una ciudad tan cara y en una crisis económica sin precedentes, refleja que la gente nunca dejará de consumir arte.

Solo el tiempo decide cuál es el valor artístico que se le da a una obra. Para ser franco, veo que es una delgada línea la que determina si una pieza es considerada una obra de arte o un sobrevalorado pedazo de basura. Eso depende del observador, y cada individuo tiene una percepción distinta de la belleza. Lo que me queda claro es que uno como artista no debe dejar de trabajar. Uno debe crear sus símbolos y entregarse a su oficio con absoluta devoción y determinación sin importar las circunstancias. Por más turbulenta que sea la marea que nos rodeé, el artista debe encontrar una especie de isla en sí mismo(a). Un artista debe saber apreciar el sufrimiento, debe saber estar solo. Del sufrimiento proviene el mejor trabajo y el sufrir trae consigo transformación. Uno no debe dejar que nada lo detenga.

Hoy más que nunca la necesidad de reinventarse no es propia ni exclusiva del artista, sino de la humanidad en general. Haciendo frente a la contingencia he dejado de pensar en mí como un desempleado más o como una víctima de cualquier sistema que por opresor se atreviera a obstruir mi desarrollo. He dejado de pensar en excusas. Que la idea de convertirnos en artistas de tiempo completo no nos asuste, que no suene como una idea romántica e imposible, sino como un estilo inherente de vida.

Texto y Collage: Alberto Pazzi

Maxwell

En este artículo hablamos de:

Arte y cultura Pinturas

En este artículo hablamos de:

Arte y culturaPinturas

Maxwell

Relacionado  

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestra edición digital, promociones, noticias sobre eventos y más. Al suscribirte estas de acuerdo con la Política de Privacidad y Términos y condiciones

Tel. 442 674 9296 [email protected]