La buena vida…

VEGAS BABY

La ciudad de las Vegas es muy interesante históricamente aparte de su atractivo “per se” que ofrece a high rollers, compradores y gente que busca un “shot” de excesos en todos sentidos.

Arquitectónicamente hablando, Las Vegas es una gran oportunidad de estudio para los urbanistas y arquitectos. Esta ciudad, ofrece una conceptualización visual y urbana solo comparada con otros parajes en el mundo que han tratado de emularla, superándola ampliamente como Dubai o Macao.

El interés en la Arquitectura de Las Vegas comenzó a fines de la década de 1960, cuando en 1967 los arquitectos Robert Venturi y Denise Scott Brown viajaron a la ciudad acompañados por estudiantes para estudiar su arquitectura. Escribieron, con Steven Izenour, un informe titulado Aprendiendo de Las Vegas: el simbolismo olvidado de la forma arquitectónica. Este informe, y su tesis de que Las Vegas mostró el camino para la arquitectura a fines del siglo XX, atrajo la atención del mundo arquitectónico hacia la ciudad.

“En la década de 1970, Venturi y Scott Brown observaron que la ciudad se había estructurado en torno a la cultura automotriz que era dominante en ese momento, con todos los edificios orientados hacia la carretera. Era la norma para los edificios tener “frente retórico y convencional detrás”, en otras palabras, una fachada decorada visible desde la carretera pero un aspecto menos decorativo donde no es visible. Los casinos y moteles también tenían estacionamiento a nivel del suelo en la parte delantera, entre el edificio y la carretera, una característica que Venturi y Scott Brown consideraban distintiva”.

“En la década de 1990, Venturi y Scott Brown observaron que la arquitectura automovilística de la década de 1960 se había transformado en una forma más peatonal, en parte como resultado del crecimiento en los visitantes que había experimentado a lo largo de los años. La iluminación distintiva de neón, que en la década de 1960 había tenido Venturi hablando de Vegas como una ciudad de signos, había sido reemplazada por pantallas gigantes de televisión”.

Este claro ejemplo donde se observa la sustitución del neón por lo televisivo para crear un vasto espacio visual en el que “lo virtual se vuelve real y lo real se vuelve virtual” es Freemont Street, donde “los planificadores urbanos convirtieron la terminal ferroviaria inspirada en la arquitectura de vidrio de las salas recreativas parisinas, en una terminal de computadora”, con un dosel de 1.500 pies (460 m) que comprende 1.4 millones de computadoras luces y láseres controlados.

Actualmente, el centro de Las Vegas es el único lugar en la ciudad donde los casinos se agrupan alrededor de una zona peatonal al aire libre. Caesars Entertainment ha anunciado planes futuros para construir un lugar similar con una rueda de observación similar al London Eye cerca del Flamingo Las Vegas.

Por otro lado, si se quieren ver y analizar edificios de arquitectos reconocidos mundialmente hay notables ejemplos dignos de ir a visitar fuera de lo convencional.

El Lou Ruvo Center es uno de los edificios más singulares de Las Vegas y es una visita obligada; de hecho, el edificio deconstructivista parece salido de un cuadro de Salvador Dalí. Diseñado por el arquitecto Frank Gehry, la estructura cúbica y derretida costó más de 100 millones de dólares para construirse e inaugurarse en 2010. El edificio es un centro de investigación e información científica para el tratamiento de enfermedades como Alzheimer, Parkinson y Huntington, y se especializa en la prevención, la detección temprana y la educación sobre estas.

Otro notable ejemplo es el ARIA Resort & Casino es la pieza central de CityCenter, un desarrollo urbano en un sitio de 27 hectáreas (66 acres) frente a Las Vegas Strip. Este icónico recinto es obra del despacho del arquitecto argentino Cesar Pelli. “El hotel y casino de 4.000 habitaciones es la estructura más alta de CityCenter. Construidas de acero y vidrio, las brillantes torres reflejan el cielo cambiante y las luces de Las Vegas. El complejo hotelero-casino de 353,000 m² (3.8 millones de pies cuadrados) consta de dos torres curvilíneas que se unen para formar un centro abierto. El plano curvo crea pasillos suavemente arqueados, llenos de luz natural, que dan la apariencia de una distancia más corta desde los ascensores hasta las habitaciones”.

“Los visitantes entran al edificio bajo un gran dosel de vidrio y lleno de texturas. Al este de la torre del hotel se encuentra un casino, un área de tiendas y restaurantes, bares y salones. Al oeste de las torres se encuentra un teatro de 1,800 asientos con una fachada tridimensional en capas. Justo después del teatro hay un centro de conferencias de tres niveles. Con su fachada de cristal, el centro de conferencias está lleno de luz natural y tiene vista a la zona ajardinada de la piscina. Frente al centro de convenciones hay un edificio de spa de dos niveles revestido con piedra de metaquartzita roja de Las Vegas”.

ARIA es el hotel más grande del mundo en obtener una calificación LEED Gold. La característica principal de ahorro de energía del edificio es su muro cortina, que utiliza una nueva generación de revestimientos de vidrio, en donde permiten la entrada de luz natural a la vez que bloquean la ganancia de calor interno. Los parasoles también reducen el brillo, mientras que la envoltura exterior minimiza la demanda de enfriamiento. El ahorro de agua es también un logro clave. Más de 117,000 m³ (31 millones de galones) de agua se ahorran en todo el resort cada año. Esto incluye ahorros del 40% en el hotel y del 60% para el riego de jardines según los estándares de los Estados Unidos. Además de LEED, ARIA recibió la calificación más alta del Programa de calificación ecológica Green Key (Green Key Eco-Rating Program) para operaciones de hoteles sostenibles.

Por si fuera poco, a un lado se encuentra el centro comercial The Crystals. The Crystals, también conocido como Crystals at CityCenter y Crystals Retail District, tiene 500.000 pies cuadrados​ de espacio comercial y el distrito de entretenimiento alberga discotecas, restaurantes gourmets, tiendas, galerías, oficinas etc. El distrito comercial fue diseñado por el arquitecto polaco-estadounidense Daniel Libeskind y el interior por el despacho Rockwell Group. Para la arquitectura interior, Rockwell Group creó un ambiente experimental con acentos deconstructivistas que complementa el ambiente de la ciudad.

Sin duda estos edificios y complejos son grandes ejemplos de arquitectura de vanguardia “star architect” entre la amalgama de fachadas falsas tipo western de Las Vegas.

Por: Diego Alejandro Cisneros Arvizu

Diego Alejandro Cisneros Arvizu

En este artículo hablamos de:

Arquitectura

En este artículo hablamos de:

Arquitectura

Diego Alejandro Cisneros Arvizu

Relacionado  

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestra edición digital, promociones, noticias sobre eventos y más. Al suscribirte estas de acuerdo con la Política de Privacidad y Términos y condiciones

Tel. 442 674 9296 [email protected]