El insomnio, ese amigo

Nos ponemos algo más que nuestra pijama cuando vamos a la cama. Nos llevamos las preocupaciones acumuladas durante el día e incluso durante semanas.

Algunos despertamos a la mitad de la noche pensando en ese pendiente, ese pago, ese cliente o desamor. Otros simplemente no pueden conciliar el sueño y dan vueltas sin parar en el colchón.

Hay muchos fármacos naturales y otros procesados que pueden ayudar a conciliar el sueño: la melatonina es la hormona producida de forma natural por nuestro cuerpo para cumplir el ciclo de sueño. Se obtiene sin receta en las farmacias y bastan entre 3 y 5 Miligramos por noche.

Otros productos están restringidos a las indicaciones del propio médico y deben ser tomados con sutileza, ya que pueden producir dependencia.

Otra milenaria técnica es la de hacer deporte por la noche y tomar un baño caliente antes de dormir. Pero podemos resolver este problema de otro modo y convertir al insomnio en un amigo. Basta que queramos ir a la raíz de su causa.

El hombre es una unidad y no podemos partirnos ni dividirnos. Lo vivido por la tarde hace mella en la noche y el subconsciente sigue trabajando de forma irreversible incluso mientras dormimos.

Por tanto se hace necesario hacer ejercicios de “corte”: corto con los pensamientos cíclicos que me asechan repitiéndome: “lo que no se pudo resolver hoy no se arreglará ahora, lo mejor es descansar para poder trabajarlo mañana”

Otro corte es el ejercicio de hacer un recuento del día y dejar que la vida nos muestre las lecciones que nos entregó durante esas horas y dejar la proyección del mañana para...mañana último corte es el del agradecimiento.

Según las propias creencias se puede dar gracias a Dios, a un ser trascendente o a uno mismo por lo vivido y recogido durante este periodo de vida que siempre es regalo.

La hierba crece de noche decía José Luis Martín Descalzo y es que es necesario dar espacio y tiempo a que ciertas cosas por su propio proceso se acomoden.

Nuestra mentalidad de inmediatez nos urge a resolver todo de forma rápida y agresiva pero no hay que invertir en lo que solo produce ansiedad. El insomnio es amigo y nos da 10 lecciones:

-Las cosas tienen un proceso natural y no conviene acelerarlo.

-Hay tiempo para trabajar, para dormir, para reír, para llorar, para reposar y ese tiempo hay que respetarlo.

-Nadie es dueño absoluto de su propio cuerpo. Es necesario educarlo y tener “padronanza” sobre él, tú mandas.

-Los pensamientos Obsesivos son el gran enemigo del sueño, por ello hay que soltar más y apretar menos

.-Deja para mañana lo que conviene hacer mañana.

-En momentos de insomnio convive al inicio con él, hazte su amigo y pregúntale qué desea de ti.

-No te duermas sin sueño, pero provócalo trabajando.

-Haz que tu día valga la pena para que merezcas tu descanso.

-Practica el amor a ti mismo y a tu cuerpo dándole un sano descanso.

-Encuéntrate contigo mismo en ese silencio de la noche, no le llames insomnio sino breve reflexión, y atrévete a mirar dentro hasta que consigas esa paz interior... de ti contigo y de ti con tu sueño.

Carlos Padilla Life Coach

@charlesmycoach

Maxwell

En este artículo hablamos de:

Salud

En este artículo hablamos de:

Salud

Maxwell

Relacionado  

Suscríbete a nuestro Newsletter

Recibe nuestra edición digital, promociones, noticias sobre eventos y más. Al suscribirte estas de acuerdo con la Política de Privacidad y Términos y condiciones

Tel. 442 674 9296 [email protected]